Talleres Corporativos

Desarrollo potencial a través del teatro, la danza o la improvisación teatral

Entregaremos material para lograr mejorar las habilidades y las capacidades de sus colaboradores. A través del teatro, la danza o la improvisación como herramientas sensibles, lograremos tocar fibras; desde los juegos de roll (ponte en los zapatos del otro), juegos de espontaneidad, alerta, repuesta inmediata, lenguaje no verbal (93% del lenguaje es no verbal), tocando temas como servicio al cliente*, trabajo en equipo o buenos hábitos en un sistema de gestión, entre otros.

Lograremos juntos garantizar el cumplimiento de las metas de la compañía. 


*Servicio al cliente tema que no solo tiene que ver con el cliente externo sino también con nuestro compañero de trabajo, todos en algún momento somos clientes. 

Toda organización necesita potencializar su TALENTO HUMANO

Pausas Activas

Danza + expresión corporal

Dentro de nuestra preocupación por tu compañía hemos creado una línea de servicio dedicada a tus colaboradores, sabiendo que ellos son la base de tu organización.

Las pausas periódicas generan mayor productividad, inspiran la creatividad y mejoran la actitud de los colaboradores, además de ser un ejercicio recomendado para evitar cualquier lesión, dedicando tan solo 10 a 20 minutos diarias para realizar estas pausas activas.

Proponemos no solo una pausa activa que involucre expresión corporal y movimiento; sino que también involucre las sensaciones por medio de la música, la danza y la conexión con el otro. 

Bailarines expertos serán los encargados de realizar estos breaks en el día a día de las personas más importante de tu compañía, uniendo la danza, la diversión, el trabajo en equipo y la expresión corporal.

Beneficios de las Pausas Activas

Disminuye el estrés.


Favorece el cambio de posturas y rutina.


Libera estrés articular y muscular.


Estimula y favorece la circulación.


Mejora la postura.


Favorece la autoestima y capacidad de

concentración.


Motiva las relaciones interpersonales, promueve la integración social.

Disminuye riesgo de enfermedad profesional, aumenta los niveles de energía.


Promueve el surgimiento de nuevos líderes.


Mejora el desempeño laboral.